Si, val, soi un vagu, nun fai falta que me lo recordéis. A esti pasu va aportar el fin del mundu y la civilización que venga (aguarones, seique) nun van saber qué’tis lo que nos pasó.

El casu’tis que nel tiempu que nun anuevo estes cróniques, les señes d’un cambiu siguen apaeciendo per ende. Señes rares que poca xente sabe lo que signifiquen

O, dacuando, el mundu da la vuelta y lo de más arriba ponse más p’abaxo

El casu’tis que nestos díes qu’aporta la primavera, les señes de nueves coses se multipliquen per uquiera. Los árboles echen fueyes rares que yo nunca nun vi enantes.

Y nes mios semeyes, de sópitu, apaecen interferencies

¿Qué pue significar too esto? Pues nun lo sé, pero voi siguir investigando. Y, si hai suerte, tardaré menos en poner al día esta crónica del camín a nenyures. Entrín y non toca siguir baillando y, si les coses van mal, que nos quiten lo baillao.

Advertisements

De verdá. Falta un añu. Yá se que hai quien diz que’tis pal 11 o pal 22, o… Pero si ha que s’enfotar en dalguién pa estes coses, yo prefiero facelo nos mayes que son xente serio enforma.

Mujer del pájaro azul

Mujer del pájaro azul

D’otra manera voi acabar por enguedeyame y de xuro llega’l fin del mundu y me lu pierdo.

Ente la previsible aprobación de la polémica “Llei Sinde”, los periodistes, blogueros, usuarios, profesionales y creadores d’Internet siguimos manifestando –como yá ficiéramos nel  Manifiestu de 2 d’avientu de 2009-  la nuesa firme oposición a una norma qu’incluye cambios llexislativos que cinquen al llibre exerciciu de les llibertaes d’espresión ya información, y al drechu d’accesu a la cultura per aciu d’Internet.  De mano nun paez afayadizo qu’un Gobiernu en funciones adopte esta decisión nel so caberu Conseyu de Ministros. Sedría doblemente grave de confirmase les presiones feches polos EE.XX., al traviés de la embaxada en Madrid, como revelaron los cables de Wikileaks.

En tou casu calcamos nos razonamientos darréu:

  1. Los drechos d’autor nun puen asitiase per riba de los drechos fundamentales de los ciudadanos, como’l drechu a la intimidá, a la seguridá, a la presunción d’inocencia, al encontu xudicial efeutivu y a la llibertá d’espresión.
  2. La suspensión de drechos fundamentales’tis, y tien de siguir siendo, competencia esclusiva del poder xudicial. Nin un zarru ensin sentencia. Esti anteproyeutu, escontra lo conseñao nel artículu 20.5 de la Constitución, pon nes manes d’un muérganu non xudicial -un organismu dependiente del ministeriu de Cultura-, la potestá de torgar a los ciudadanos españoles l’accesu a cualesquier páxina web.
  3. La nueva llexislación creará inseguridá xurídica nel sector teunolóxicu español ensembre, perxudicando ún de los pocos campos de desendolcu y futuru de la nuesa economía, poniendo estorbises a la creación d’empreses, amestando pilancos a la llibre competencia y retrasando la so proyeición internacional.
  4. La nueva llexislación propuesta amenaza a los nuevos creadores y torga la creación cultural. Con Internet y los socesivos avances teunolóxicos se democratizó bultablemente la creación y emisión de conteníos de toa mena, que yá nun vienen principalmente de les industries culturales tradicionales, sinón d’abondes fontes diferentes.
  5. Los autores, como tolos trabayadores, tienen drechu a vivir del trabayu de so con nueves idees creatives, modelos de negociu y actividaes asociaes coles creaciones de so. Intentar caltener con cambios llexislativos una industria obsoleta que nun sabe adautase a esti nuevu entornu ’tain’t nin xusto nin realista. Si’l so modelu de negociu se basaba nel control de les copies de les obres y n’Internet ’tain’t posible ensin francer drechos fundamentales, tendríen de buscar otru modelu.
  6. Consideramos que les industries culturales necesiten pa’boutvivir alternatives modernes, eficaces, creíbles y afayadices y que s’adauten a los nuevos usos sociales, en llugar de llendes tan descomanaes como ineficaces pal envís que dicen persiguir.
  7. Internet tien de funcionar de forma llibre y ensin interferencies polítiques patrocinaes por sectores que quieren caltener vieyos modelos de negociu y facer imposible que’l saber humanu siga siendo llibre.
  8. Exiximos que’l Gobiernu garantice por llei la neutralidá de la Rede n’España, ente cualesquier presión que pueda producise, como marcu pal desendolcu d’una economía sostenible y realista de cara al futuru.
  9. Proponemos una verdadera reforma del drechu de propiedá intelectual orientada al so fin: devolver a la sociedá el conocimientu, afalar el dominiu públicu y llendar los abusos de les entidaes xestores.
  10. En democracia les lleis y los sos cambios deben aprobase tres del oportunu alderique públicu y habiendo consultao previamente a toles partes implicaes. Nun’tis dable que se faigan cambios llexislativos qu’afeuten a drechos fundamentales nuna llei non orgánica y que trata d’otra materia.

Pásalo. Espublízalo.

Coses que pasen. Prestaríame dar principiu a esti blog con un hola mundu como dios manda (que diría’l futuru primer ministru) pero teniendo en cuenta que según los mayas, que paez que sabíen d’eses coses, quédanos un poco más d’un añu, toca entamar pol final o casi.

Viendo la que nos vien encima ún pue tener la tentación de dase al reggaetón y esperar pol final; pero, ¡qué coime! un asturianu yá tien pasao coses peores que’l fin del mundu, de manera que lo que toca’tis contar con tou lluxu de detalles qué’tis lo que nos pasó p’acabar asina.

Amás, gracies al 366 Project de Ana F. García y Marcos García Alonso (¿nun-yos sigues nel Twitter? ¿y a qué esperes?) los socesos que tan por venir van quedar documentaos dafechu coles fotos del autor. Que nun se diga que lo que cuento’tis mentira.

Foto con corazón

De manera que, queríos llectores del futuru, lo que va venir dende’l 21 de payares al siguiente 21 de payares’tis pasu a pasu la historia de como caímos en sucu baxeru.